Inicio / Editorial / ¡Los dermatólogos estamos en peligro desde adentro y desde afuera!

¡Los dermatólogos estamos en peligro desde adentro y desde afuera!

Macaras “La tagedia y La comedia

Las enfermedades de la piel existen desde el inicio de los tiempos, aunque la especialidad como tal, tuvo su punto de partida con la creación del primer centro de estudios de enfermedades de la piel, a principios del siglo XIX en el Hospital San Luis de Paris.1

La dermatología es la especialidad que estudia, diagnostica, experimenta y trata los problemas de la piel en forma integral, valiéndose de muchas técnicas y de otras especialidades medicas como la patología, cirugía, pediatría, microbiología e inmunología”.1

En 1991 escribimos en la revista de la Sociedad Venezolana de Dermatología “Los médicos que escogían la especialidad como medio de ejercer cómodamente al igual que los que hacían cursos cortos de Dermatología se encuentran en vías de extinción”; luego decíamos “representamos una especialidad pujante, que se ofrece a las autoridades sanitarias de nuestros países como un importante eslabón de soluciones sanitarias para la gran mayoría de las afecciones endémicas que acosan la región”.1

Hoy ya no tenemos la misma visión, los dermatólogos han cambiado el enfoque, para bien o para mal y  están prefiriendo realizar procedimientos quirúrgicos – cosméticos en búsqueda de la satisfacción estética del paciente sobreponiéndose a la búsqueda de la salud integral.

Este editorial, está escrito sin ánimo de rechazo a la nueva óptica de la especialidad. Comprendemos que la actual  conducta obedece a dos razones:

1.- La sociedad actual está dirigida a la juventud como fin del  éxito social, en contraposición a la vejez, por  lo que las personas están dispuestas  a someterse a procedimientos, en    búsqueda de esa eterna juventud; además la población se encuentra invadida por  una  industria   avocada a vender la  insatisfacción por la apariencia y afianzar la idea de que  los procedimientos cosméticos son requisito  para una buena salud. 2

2.- Por  otra parte el recién egresado encuentra un atractivo económico al realizar procedimientos cosméticos en yuxtaposición a la Dermatología tradicional que no es financieramente atrayente. 2

El resultado de este sistema de recompensas invita a abandonar el manejo de los  complejos problemas  médicos, que al  no practicarlo se pierde la experiencia, es decir  la capacidad de hacerlo bien. Me explico, al haber menos dermatólogos médicos, la experiencia va a declinar,  por lo que el avance en el conocimiento también disminuirá. Este problema no se limita a la Dermatología, sino a toda la Medicina.  3

Poco a poco, excusados en que “si incursionan en la cosmética  personas que desconocen la piel, porque no lo hacemos nosotros”, o que al mejorar a los pacientes mejoraríamos la calidad de vida de ellos y por ende cumpliríamos uno de los preceptos de la definición de salud de la OMS, estamos abandonando nuestra razón de ser. Es así que en búsqueda de beneficios económicos se está hipertrofiando la dermato-cosmética, abdicando a la dermatología médica tradicional

Este editorial no pretende criticar a los dermatólogos que ejercen la Cirugía dermatológica y los procedimientos cosméticos, ¡que Dios no lo permita!,  sino que cada uno de nosotros debe hacer un acto de constricción a fin de que continúe en el mundo de la dermocosmetica, pero sin abandonar la Dermatología fundamental, y que todos contribuyamos a desarrollar una especialidad más completa y científica que aproveche al máximo los avances con la mayor efectividad sin ceder ni un ápice a otras especialidades que aprovechan las debilidades y están invadiendo nuestro campo. Lo  triste es que ello ha desencadenado que  otras especialidades confundan a los dermatólogos como cosmetólogos y ocupen los espacios abandonados por nosotros. Ya no nos solicitan interconsultas ni nos convocan a emergencias, llaman a otros especialistas, con  la creencia que los dermatólogos practican cosmetología y sus procedimientos. Las amenazas a nuestra especialidad vienen del exterior (otras especialidades y no profesionales médicos) pero también  del interior por el abandono de la dermatología “dura”

 Nosotros, los dermatólogos, estamos en el medio de esto estamos atrapados en la encrucijada de ciencia,  investigación, o hacer cosas que mejoren el aspecto físico.

La respuesta; no abandonar la esencia de lo que somos, no ceder espacios

Referencias

1.- Piquero Martin J Que es un dermatólogo En; Piel Prosa y poesía latinoamericana Ed: Piquero Martin J, Guzman F A, Poletti David Rondon Lugo A, Caracas 2005
2.- Ackerman, A. B.: Dermatology an Pathology awake medical dermatology is in peril. Actas Dermatosifilgr. 1998:89:638-640
3 Wolf K.Quo vadis dermatology: A scenario for the future. J Am Acad Dermatol 2003;48:605-8).

 

Jaime Piquero Martín

 

Acerca de Jaime Piquero Martín

Profesor Emerito Instituto de Biomedicina Jacinto Convit UCV. Ex Jefe del Servicio del Hospital Vargas de Caracas. Coeditor de Piel latinoamericana. Fundador del Global Alliance para el estudio del acne, del Grupo iberolatinoamericano del acné (Gilea), Grupo latinoamericano del acné (GALA) y del Grupo de acné y Rosacea en Venezuela (GARVE)

28 comentarios

  1. Francisco Kerdel-Vegas

    Muy bueno, fundamentado, oportuno, equilibrado y conciso tu editorial. Felicitaciones.

  2. Ana Maria Abreu Velez

    Me gusto mucho tu articulo. Ahora todo es ?dinero.

    ¡Los dermatólogos estamos en peligro desde adentro y desde afuera! Saludes Ana

  3. Hermoso escrito! La dermatología “dura” es lo que me gusta a mi. Y la dermatología estética aplicada a las secuelas que pueden dejar muchas enfermedades de la dermatología “dura”, la razón por la que me hace ver la dermatología estética como un área muy atrayente. Obviamente hay múltiples razones, válidas todas, las que te hacen afianzarte en un area de este basto mundo dermatológico… pero nunca debemos olvidar que nuestra esencia, es mejorar de forma integral, la salud de todos aquellas personas que la han perdido. Hace algunas semanas atrás escribí en una de mis redes informativas esto “La estética sin ética, rompe corazones y corrompe consciencias” pues me resultó preocupante el boom y auge de la estética por vanidad, en mi especialidad, en un país con tantos problemas de carácter humanitario. ¿Será esa la verdadera imagen que queremos mostrar al mundo?

  4. Muy cierto, perdimos la perspectiva clinica, que gratificante hacer grandes dxs., donde muchos se equivican o yerran por solo enfocarnos en la estética , al punto que hay muchos de nosotros confundimos Penfigo con Psoriasis por favor, y el olfato que, gracias Dr.Piquero, buena reflexión, diría yo

  5. Pedro A.Mejías R

    Buena reflexión, no olvidar la clínica, lo gratificante de hacer grandes diagnosticos, por ende certeros tratamientos y mejorar la calidad de vida de los pacientes no sólo esteticamente, bien dicho Detmatologia”dura”, gracias

  6. Dra Nivet Guayapero

    La Dermatología tiene muchas aristas. El equilibrio debe predominar en todo lo que hagamos , si bien es cierto que pareciera que el mundo gira
    en busca de la belleza y el anti envejecimiento porque es lo que se vende, no es lo que debemos promocionar debe ser con ética y como dice mi
    compañera Xenia ; es integral la mejoría del paciente y debemos evaluar todas las aristas, desde el componente Psico social hasta la mejoría de
    toda su piel sin crear falsas expectativas y sin pensar que la estética es lo único que nos dará el sustento. Excelente reflexion!!!gracias por enviarla.

  7. Ótima posição . Não que se deva demonizar a estética mas não é possível terminar residência e abandonar o foco na Dermatologia médica, que é o objetivo da residência

  8. José Antonio Román G

    Excelente artículo, Jaime.. Los Dermatólogos clínicos, tenemos que enderezar entuertos causados por empíricos, que se hacen llamar esteticistas y no conocen la fisiología y menos la patología de la Piel. La Piel habla, lo que hay que es oírla, ver y tocar y oler. Abundan en todas partes y la gente en busca de alguna mejoría en su piel, es atraída por anuncios rimbombantes y provocan mayores e irreparables problemas . Lugo acuden al verdadero Especialista para enderezar los entuertos provocados por impericia. Estadisticamente sabemos que de los pacientes consultantes en un emergencia hospitalaria, el 90% padecen de un problema dermatológico al cual no le dan importancia. Los pacientes hospitalizados, también presentan problemas, pero el Médico tratante de otra patología, la que ocasiona su hospitalización, la tratan mal, pienso que es por temor a perder el paciente. Nosotros no arrebatamos pacientes a nadie. Reseatamos las otras especialidades, pero la nuestra no la respetan. Saludos y feicitaciones

  9. Raul Fachin Viso

    Que buen artículo :
    Los dermatólogos estamos…..
    Triste realidad !
    Cual es el futuro de nuestra especialidad?
    Botox, rellenos , máscaras , implantes , hilos etc, ….
    Reticulosis, enf emergentes y enf re emergentes , venereas etc. etc ! Quedarán en manos de Dios !
    Raul Fachin Viso

  10. Rolando Hernández Pérez

    Buenas tardes, creo que ambas posiciones extremas no son sanas, ni el médico dermatólogo clínico que desconoce los procedimientos quirúrgicos y dermatocosméticos ni el médico que solo practica esta parte de la dermatología ( estética, láser, o sea la restauración de la pérdida de la lozanía de la piel)
    Es necesario un equilibrio perfecto entre estos dos extremos. Pero creo que no hay peligro de desaparecer, la medicina no se evaporará o se esfumará, todo se transforma, y la dermatología está cambiando o modificando en relación directa a las exigencias de una sociedad diferente. Es el hombre el que está cambiando. Ahora bien es también comprensible que los dermatólogos recién egresados de nuestras universidades, sin experiencia en dermaestetica sientan curiosidad o atracción por esta relativamente nueva disciplina de la dermatología; es ahora, es decir desde este año y en otras postgrado tan solo 3 o 4 años que los residentes reciben información y práctica sobre estética.
    Definitivamente debemos adaptarnos a los nuevos tiempos.
    Rolando Hernández Pérez
    Médico Dermatólogo

  11. Mauricio Goihman

    Es no sólo vigente sino claramente expresado.La tendencia no es sólo venezolana sino también norteamericana.No tengo información sobre Europa.Los dermatólogos abandonamos también la medicina hospitalaria sobre todo la de hospitalizaciones.Nos comportamos como el agua que busca siempre la línea de menor resistencia.Puede suceder que nos subdividiremos o que desaparezcamos como especialidad. Ya no somos en verdad venereólogos…..Pronto no seremos leprólogos…los graduados nuestros saben poca histopatología….la radioterapia dermatológica es un recuerdo histórico…..Los jóvenes son competentes en cirugía pero no más que cualquier cirujano plástico de la misma edad…..ya no saben recetar fórmula magistrales. La fototerapia parece estar desapareciendo también entonces que pasará? Los casos venereológicos los tratan los infectólogos,el cáncer de la piel lo tratarán los cirujanos plásticos y oncólogos, la lepra los leprólogos.La psoriasis la tratarán los reumatólogos mediante los biológicos y/o los antimetabolitos. Las dermatitis por contacto los médicos de enfermedades profesionales ……..La histopatología de piel la harán los patólogos generales…
    Qué puede hacerse? Reconocer lo que inevitablemente está perdido y diferenciarlo de lo recuperable..Mantenerse y enseñar lo recuperable. Por ejemplo..La radioterapia superficial…está perdida. La histopatología de piel no lo está…entonces reforzar su enseñanza y sobre todo su aprendizaje. Tampoco está perdida la fototerapia ni lo están el estudio de las enfermedades profesionales y de la psoriasis.

  12. Pedro A.Mejías R

    Buenas noches, cierto Maestro Goihman, estaremos entrampado, sin perspectiva ni trabajo de Dermatologo que hacer en ninguna de las facetas ,por ud ,muy bien descritas, además de ser cada día más pobres economicamente, lo seremos intelectualmente por no estar actualizados y sin destrezas, gracias

  13. José R. Sardi B.

    En otras oportunidades se habló de este tema que nuevamente el Dr. Piquero saca a la palestra. Los dermatólogos que se forman en Venezuela y también en muchos países, yo diría en todos, deben salir muy bien preparados como MEDICOSDERMATOLOGOS, no como DERMATOCOSMETOLOGOS. Nuestros residentes son especialistas antes de entrar en el curso de dermatología, son internistas o pediatras, (con dos años de internado rotatorio y tres años de estudios en medicina interna o pediatría). Que luego cada quién haga lo que le provoque hacer es otra cosa. Yo he hecho siempre dermatología, la realicé toda la vida en las salas del Hospital Universitario de Caracas. Como siempre tuve inclinación por la cirugia, buena parte de mi trabajo es con la cirugía dermatolólgica, cirugía de patologías que deben tratarse con el bisturí, nunca un procedimiento cosmético, para eso esta el Cirujano plástico. Pero las camas del Servicio estaban llenas de problemas serios de la piel, es donde ¨se bate el cobre¨, y donde se aprende dermatología, y así es en todas partes. El médico que no está en un hospital pierde pericia con el tiempo, porque en un consultorio solo esta aislado y si no estudia y no se relaciona con otras especialidaes, hasta la dermatología se le olvida. De allí el interés de la Sociedad Venezolana de Dermatología en la docencia extramuros. Lo que se debió hacer es pedirle al gobierno, que contrate dermatólogos en todos los hospitales y centros de salud, allí creo yo que es donde se a fallado. El hecho que un paciente pase meses y hasta años arrastrando un padecimiento de la piel es la demostración clara de la falta del especialista de la piel en buena parte de la geografía nacional. Los médicos generales y de otras especialidades, toda afección de la piel la diagnostican como ¨hongos¨, no piensan en otra cosa, porque la enseñanza dermatológica es desestimada por el estudiante de medicina y desacreditada por otros especialistas. Esto siempre a sido así. Claro, hoy en día es pedirle peras al olmo, con este desmadre de ministerio de salud que tenemos. Cuando terminé de escribir este comentario apareció el que hace el Dr. Goihman, Algunas cosas que dice no las comparto. Quien diagnostica la Lepra, los dermatólogos, nadie más, los ¨leprólogos¨no son tales, o son dermatólogos o son ¨sanitaristas¨, que sirven para lo que saben, planear salud. Los leprólogos que se formaban en el Instituto de Dermatología, todvía siguen formandose hoy, pregunto. Las enfermedades venereas se borraron de las estadisticas del ministerio de salud, porque la División de Venereología desaparecció, hoy las tratan los ¨medicos bolivarianos¨, y de que manera Dios mio; solamente hay gonorrea, las uretritis por Clamidia ya no aparecen, el granuloma venereo, chancro blando, linfogranuloma, desapareciron, ya no se diagnostican. La radioterapia superficial desaparece ya que es incomprable una unidad de rayos Grens o un Piker. Se prefiere comprar rayos laser. Quién le saca la ¨pata del barro¨al reumatólogo con las afecciones de la piel, el dermatólogo. No sé, pero yo donde me muevo, estoy relacionado con otras especialidades y recibo de ellos muchos pacientes que estuvieron mal manejados, y me los refieren a mi.
    Dr. José R. Sardi B.
    Dermatólogo.
    Caracas.Venezuela.

  14. Raul Fachin Viso

    No deseo intervenir más . Pero pienso , y puedo decirlo con la experiencia de 50 años de haber salido del hospital Vargas de Caracas, y los casi 40 años de docencia no sólo de pre grado, sino también iniciamos el post grado de dermatólogia de la UC, y con casi 100 exgresados repartidos en casi toda el país , vemos , sentimos , constatamos , como la gran mayoría. de nuestros exgresados han abandonado la dermatólogia ortodoxa para dedicarse a la dermatólogia cosmética .
    No estoy en desacuerdo con el aprendizaje , tampoco la implementación de todos los adelantos con respecto a la dermatocosmetica. Pero, en el futuro ( y no tan lejano ) como señalaba Mauricio ;también lo escribí al comienzo de estos comentarios : quienes se ocuparán de la Lepra , de las venereas , micosis, retículosis, tumores maligno y pre malignos ? Quienes detectan precosmente los carcinomas, melanomas etc etcétera?
    En manos de quien quedarán las consultas dermatológicas en hospitales ? Serán capaces de hacer una dermatólogia como la qué nos enseñaron nuestros maestros? Cómo la que tratamos nosotros de enseñar ??
    Jaime pusiste el dedo donde se debía !

  15. Antonio José Guzmán Fawcett

    Leí el editorial y quedé triste
    Aquí en La asunción todos los alumnos quieren hacer cosmética
    Yo les aconsejo a que la hagan, pero si solo van a dedicarse a la cosmética,e no estudien dermatología en ese caso
    En nuestro medio el paciente ya identifica al buen clínico y consulta con ambos profesionales por separado.
    Algunos llegan a la consulta diciendo:
    DR. estoy con problemas de piel y quiero que usted me vea como paciente no como cliente.
    No hay que dejarse seducir por el dinero

    El “boom de la dermocosmetica es como el espejo del talio, la radioterapia superficial y la corticoterapia. Tendrán sus indicaciones precisas para algunas cosas pero no serán absolutas
    Mucho de los que hacen los que practican procedimientos dermatocosmetica no tienen asidero científico por lo que quedaran quedará en el olvido
    Antonio José Guzmán Fawcett
    Asunción, Paraguay

  16. Arnaldo Casanova

    Distinguido Profesor Jaime Piquero Martín,
    Lo que ha expresado no es más que la cruda realidad de una especialidad que como otras, están bajo constante presión del MERCADO desde hace unos 20 años. Mí Maestro Luis María Mirande, se formó en el Hospital San Luis de París y trabajaba con todas disciplinas “complementarias”, pero a la hora de compartir conocimientos, ponía los límites inherentes a las incumbencias. Eso es lo que desde la Dermatología Clínica se han relajado en los límites del ejercicio de la Medicina permitiendo que cualquier persona “accione” metiendo opinión y mano en áreas que no debería. Hace ya muchos años que cuanto curso se le dé a no médicos les haga creer que pueden incursionar en áreas que no les son propias.
    Por otro lado es con asombro como recibimos un paciente que padeciendo enfermedades incluso mejorables hasta casi la curación, pasan años, y digo AÑOS, sin diagnóstico dermatológico clínico. Es como si hubiésemos regresado a los 50 con una Dermatología sintomática, no reconociendo los avances clínico-terapéuticos.
    Como han expresado en los comentarios, la Dermatología se está transformando, pero como muchos, espero que no sea una metamorfosis que nos deje un ente de mil cabezas que hace de todo y pierde su esencia.
    Un cordial saludo.
    Arnaldo Casanova
    Universidad Nacional de La Plata.
    Argentina.

  17. María Bibiana Leroux

    Esta editorial es muy importante para hacernos reflexionar!
    Vivimos en Latinoamerica, el médico esencialmente clínico, no está reconocido ni por la salud pública, ni por las obras sociales o pre pagas. Debe trabajar muchas horas para lograr honorarios que no son altos y que en la mayoría de las ocasiones no lo satisfacen. La dermatología clínica requiere mucho tiempo con cada paciente, y luego mucho estudio para resolver los casos más difíciles. Quien reconoce como trabajo y paga por los servicios de las horas y horas de estudio e investigación. NADIE… El propio paciente la mayoría de las veces ni siquiera se entera.
    Este panorama viene haciéndose más y más difícil en los últimos años, debido a las crisis económicas y institucionales de muchos de nuestros países, en las cuales el médico es una victima más.
    Creo que lejos de desanimarnos, debemos contagiar a las nuevas generaciones el hábito por el estudio, el ejercicio de la medicina honesto y digno, buscando ser fieles al compromiso con el bienestar y salud de los pacientes, objetivo que nunca debemos olvidar.
    Un abrazo
    Bibiana

  18. Nivet Guayapero

    Lo que mas seria interesante es llevar todas estas opiniones , a la luz pública para de alguna manera sensibilizar a los involucrados y que no se quede
    en una pag,que solo el gremio la lea ……. .

  19. jaime Piquero Martin

    Este editorial lo escribí bajo un estado de pérdida tangible que tengo, ya que siento que la especialidad se está pulverizando. Repito no estoy en contra de la dermocosmetica; en 2002 como Jefe de servicio del Hospital Vargas, por encima de mi jefe el Dr. Jacinto Convit inauguramos la primera consulta de Dermato cosmética, con pasantía de Residentes de postgrado de Dermatología. No soy un radical de la negación de la Dermatocosmetica, quisiera si, que los jóvenes dermatólogos tenga la esencia de “ser” un dermatólogo y que practiquen diariamente la especialidad por la cual fueron formados. No boten al cesto de basura ese conocimiento tan preciado. No abran el consultorio como si levantaran la Santamaría de la tienda.

  20. Es evidente en los Congresos Dermatológicos la presencia de [email protected] sobre todos de las nuevas generaciones, quienes han recibido proporcionalmente a las generaciones mas antiguas, una influencia mayor de la cultura del antienvejecimiento y de lo “bueno y saludable” que es aparentar ser más joven. Pero este enfoque, apoyado principalmente por la mercadotecnia a nivel mundial, está formando pacientes de “clase” diferente:1) una minoría que tiene hasta un exceso de capital para invertir en su belleza, una gran mayoría que solo tiene para sus necesidades básicas y una medianía, que está tratando de conseguir cosméticos y procedimientos dermatoestéticos al alcance de su bolsillo, aunque tengan que sacrificar otros menesteres personales o familiares. El verdadero dermatologo debe ser eminentemente clínico(por eso es médico). Pero algunos dermatologos , caen en la tentación al darse cuenta que ni siquiera tienen que estudiar tantos años dermatología para tener un ingreso económico digno, ya que basta una licencia médica, dedicación a la estética, y buena mercadotecnia, para tener pacientes-clientes ansiosos de ser atendidos.

    • Ivonne Figueroa

      Totalmente de acuerdo, es cierto que la parte estetica de la dermatología es mas productiva económicamente, es decir menos pacientes mas ingresos, sin embargo la dermatología medica es la mas gratificante, estudiamos para ser clínicos, nuestro objetivo siempre fue “ayudar a los demás”. Si embargo no solo la dermatología sufre de esta dolencia, es la practica medica en general. Trabajando con alumnos de pregrado de medicina tuve la oportunidad de tratar un taller de emprendedores, ¡que sorpresa cuando la mayoría respondió que estudia medicina por que el medico tiene un buen status de vida! Y el deseo de ayudar a los demás, se quedo atrás junto con la medicina clinica. Y tenemos a los médicos que “estudian” medicina estetica o algo similar en cursos de 6 meses y ahora dicen que son capaces de tratar enfermedades de la piel. Y que decir de las personas que creen que todas las enfermedades cutáneas solo son problemas de tipo estético. En conclusión, creo que se requiere de EDUCACIÓN. Si; educación al medico dermatólogo, educación a los demás medicos, pero de forma urgente a la población general.

  21. Josefina Carbajosa

    Es un hecho el cambio de la dermatología que da prioridad a a los procedimientos cosméticos , hasta ahí me parece muy válido . Pero tal como lo dice en esta importante editorial dejar el ejercicio médico de la especialidad se va abandonando y cada vez son más los jóvenes dermatólogos que toman el camino de la dermatología cosmética. Quien se prepara ahora para las enfermedaes cutáneas.
    Medicina interna, medicina familiar , algunas pueden tratarse y diagnosticarse en medicina laboral . Habrá que ver

  22. Es difícil ser Dermatólogo clinico pues los hospitales y empresas prestadoras de salud contratan cada vez menos colegas ya que consideran que nuestra especialidad está “inmersa” en otras especialidades tanto clínicas como quirúrgicas (recientemente los médicos Familiaristas se sumaron a esa larga fila de especialidades que nos reemplazan) prefieren “recargar” a los Colegas que ya tienen trabajo obligándolos en muchos casos a hacer consultas simultáneas; por eso los colegas en muchos casos ven como tabla de salvación hacer Dermatologia cosmética ya que allí si encontraran trabajo – y harto – lo consideran “fácil” y muy rentable; nada más alejado de la realidad – La Dermatologia cosmética tiene su grado de dificultad tambien por eso debería ser una subespecialidad de la Dermatologia, En vez de quejarnos deberíamos fundar postgrados de Dermatologia cosmética para exigir que quien la ejerza tenga diploma de subespecialista.

    • Josefina Carbajosa

      Me parece una muy buena propuesta hacer SUBESPECIALIDAD A la Dermatología cosmética ya qué hay que conocer la patología dermatológica a fondo para ejercerla con más calidad académica
      Podría ser una propuesta en los foros de residentes del CILAD y otros para difundirlo e involucrar a los profesores y universitarios responsables de la formación de las actuales generaciones

  23. Jose Antonio Sanches Junior

    Excelente editorial! Perfecto! En el blanco del problema. Mis felicitaciones!!!

  24. Amalia Panzarelli

    Hay que darnos cuenta de lo que se avecina, todas las áreas de la especialidad han sido invadidas por otros especialistas y empíricos porque los mismos dermatólogos las descuidamos, así, del pelo se ocupan los peluqueros, del acné los cosmetólogos (aquí hasta les recetaban antibióticos cuando se conseguían) y médicos esteticistas, de los eczemas y urticarias los alergólogos, de las autoinmunes los reumatólogos, de las úlceras los cirujanos vasculares, del cáncer de piel y quemaduras los cirujanos plásticos, de los hongos todo el mundo, de las infecciones de transmisión sexual los infectólogos, los urólogos, los bolivarianos y los de las farmacias…¿Por qué? porque nosotros descuidamos estas patologías.
    La otra arista del problema es que por lo menos en este país, con los hospitales destruídos y los especialistas ganando 3 $/mes, ningún dermatólogo joven le resulta atrayente trabajar en ellos. Se van a la cosmética buscando mejores beneficios y el que se dedica a la estética se le olvida la dermatología tradicional. Tendrá que ser una subespecialidad con el tiempo.
    Entonces; sin hospitales, empobrecidos económicamente, la actividad científica resentida y la educación médica continua igual.. el panorama es opaco. Nos queda la Sociedad de Dermatología, desde donde se ha luchado y se lucha contra amenazas externas sino ya estaríamos desaparecidos virtualmente del espacio de las especialidades médicas del país. Hay que seguir adelante.
    Amalia Panzarelli
    Dermatólogo, Caracas

  25. Pienso además, que parte del problema es que los sistemas socializados de salud MiNIMIZAN la importancia de la enfermedad cutánea, negándole al paciente , desde su médico primario, el acceso a un buen diagnóstico y tratamiento.
    Aunado a esto, la percepción que tiene la población general que ir al dermatólogo es muy COSTOSO, ya que la formulación se hace muy presionada por la industria dermocosmetica , hace que mucha gente busque primero al farmacéutico o al dr Google,etc retardando aún más la situación
    Los Dermatólogos tenemos la obligación de difundir qué hay soluciones y tratamientos para sus problemas.

  26. Gracias por la Editorial que comparto. Este es un problema muy antiguo pues ya lo señalaba Julio Borda en la Argentina en 1960: “-Los óvenes vienen a buscar la cremita”. El dermatólogo NO debe olvidar que es médico, si se olvida de la medicina, la medicina se olvidará de él. Un abrazo. Oscar.

Deja un comentario

Para casos clínicos, sólo se publicarán comentarios de Suscriptores Especialistas de Salud registrados en nuestra base de datos.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies