Inicio / Editorial / El otro lado de internet

El otro lado de internet

Janus. Óleo de Jane Mary Ansell

Lo que nosotros conocemos como Internet desde hace 43 años (1969) es un conjunto de redes de comunicación interconectadas que utiliza el protocolo TCO/IP , garantizando que las redes físicas heterogéneas que la componen, funcionen como una red lógica única, de alcance mundial. Su origen se remonta al año de 1969, cuando se estableció la primera conexión de computadoras, conocida como ARPANET, entre tres universidades de California y una de Utah en Estados Unido.

Uno de los servicios que más éxito ha tenido en Internet a sido la World Wide Web (WWW o la Web). La Web es un conjunto de protocolos o formalidades que permite de forma sencilla, la consulta remota de archivos de hipertexto, desarrollado posteriormente (1990) y utilizando Internet como medio de trasmisión.

Existen, por lo tanto, muchos otros servicios o protocolos en Internet aparte de la Web: el envío de correo electrónico (SMTP), la transmisión de archivo FTP y P2P, las conversaciones en líneas (IRC), la mensajería instantánea, la transmisión de contenido y comunicaciones multimedia – telefonía (VoIP), televisión (IPTV)-, los boletines electrónicos (NNTP), el acceso remoto a otros dispositivos (SSH y Telnet) o los juegos en líneas

A la par de este desarrollo de Internet, con sus excelentes bondades y alcances en la solución de un sin número de necesidades, se está desarrollado un mundo diferentes en Internet, oscuro, a la sombra, que utilizando las herramientas de la Web pueden conseguir, cambiar, falsificar, alterar información, estimular los más bajos instintos, jugar al delincuente amparado en una tecnología inteligente y de fácil manejo, convirtiendo a esta maravillosa tecnología teleinformática en una herramienta de cuidado y que debemos ver con ojos muy críticos.

Debilidades de Internet y los riesgos que conllevan

Riesgos del uso indebido de Internet

El Internet nos da muchas ventajas, como el poder comunicarnos con gente que vive a miles de kilómetros de nosotros, buscar y encontrar temas de interés para todos como artículos científicos, compras por internet, etc. ¿Pero qué sucede cuando la gente empieza a hacer uso indebido de esta herramienta tan importante volviendo el internet un lugar tan incierto e inseguro?.

Según la principal conclusión a la que se llegó en uno de los principales ciclos de conferencia sobre la Red de Europa realizado en París (“Le Web 3”): “Internet es un demonio, un lugar peligroso en el que te pueden humillar, robar la identidad o, llegado el caso, el dinero… como en cualquier parcela de la vida”. En el mismo evento se concluyó con respecto a la discusión sobre si se debe limitar su acceso, que “Internet y los peligros que puede representar son exactamente los mismos a los que nos enfrentamos en la vida offline; o dicho de otra manera: si el mundo es malo, la Red será mala” … Y si nadie nos prohíbe pasear por el mundo, pese a sus peligros, ¿por qué Internet va a ser diferente?

Terrorismo

El uso que de Internet llevan a cabo las redes del terrorismo se encuentra sometido a una continua y rápida transformación. Las instituciones y agencias implicadas en la lucha contraterrorista en Internet necesitan de una continua actualización de sus conocimientos y premisas de actuación.

Las razones que explican estas constantes evoluciones son varias: en primer lugar, la presencia de estos grupos en el ciberespacio se ha llevado a cabo a través de un elemental proceso de ensayo-error y de aprendizaje, lo que les ha llevado a desechar aquellas prácticas que no estaban cumpliendo sus objetivos o resultaban contraproducentes, al tiempo que se experimentaba con nuevos usos, o se imitaban desarrollos exitosos procedentes de los más diferentes ámbitos de la sociedad y la economía. Por otro lado, la propia tecnología en la cual se basa Internet no ha cesado de ofrecer nuevas desarrollos y potenciar los ya existentes, lo que unido a la capacidad creciente de los equipos informáticos y el software comercial, ha permitido que los usuarios (en este caso los terroristas) puedan adaptar su estrategia a los nuevos usos y servicios ofrecidos por la red de redes. Por último, la presencia terrorista en Internet se ha visto forzada a evolucionar permanentemente para sobrevivir en un entorno cada vez más hostil, lo que le ha llevado a primar todos aquellas prácticas que pudiesen mejorar la seguridad operacional, el anonimato y la durabilidad de su mensaje.

Internet supone un peligro, dado que se utiliza como instrumento para reclutar terroristas y planear atentados, sirve de centro de entrenamiento (con instrucciones para fabricar una bomba, por ejemplo) y da publicidad a los actos terroristas.

No hay que perder de vista que para organizarse en muchos países, los grupos terroristas antes tenían que cruzar fronteras, con Internet desapareció ese obstáculo.

Virus

Internet da una nueva dimensión cuantitativa y cualitativa al eterno problema de los virus pues hace enormemente fácil su difusión a velocidades exponenciales. Años atrás, los virus informáticos se difundían a través de soportes físicos como los discos flexibles en la mayoría de casos por lo tanto, su difusión era mucho más lenta. La mayoría de los daños causados por virus a través de Internet vienen de virus conocidos que explotan nuevos métodos de transmisión.

Difusión de rumores

Amparados en la impunidad legal, por Internet circulan una gran diversidad de rumores que generalmente son informaciones falsas e interesadas sobre virus inexistentes, informaciones de impacto político, productos comerciales, curas milagrosas de enfermedades, mercados financieros, etc.

Algunas pueden iniciarse simplemente como bromas, pero en su mayoría se hacen con la intención de confundir o asustar a los usuarios con fines de provecho de diversa índole, ocasionando muchas veces daños enormes y pérdidas económicas.

Pornografia

Pornografía en Internet abarca a toda la pornografía que se distribuye a través de las distintas tecnologías sobre las que Internet se apoya, principalmente vía sitios web, intercambio de ficheros peer-to-peer o grupos de noticias Usenet. Si bien la pornografía ha formado parte de Internet desde los años 1980, fue la invención de la World Wide Web en 1991, así como la apertura de Internet al público general lo que condujo a una explosión de la pornografía online.

Al igual que las cintas de vídeo y los DVD, Internet se ha hecho popular en la distribución de pornografía porque permite que la gente vea pornografía de forma anónima en el confort y la privacidad de sus hogares. Por otro lado, también permite el acceso a la pornografía a gente cuyo acceso estaría restringido legalmente o por condiciones sociales.

La popularidad del material pornográfico en Internet se puede ver en estos números, cada segundo 28,258 personas buscan este tipo de material en línea y en un período de 7 años (1998-2005) la cantidad de sitios pornográficos pasó de 14 a 428 millones. Tal es la adicción a la pornografía por Internet, que en algunos países se está tratando de legislar para calificarla como “un problema de salud pública y de interés nacional”.

Pornografía Infantil

Internet ha cambiado radicalmente la forma en que la pornografía infantil se reproduce y se distribuye, lo cual ha derivado en un incremento masivo de la disponibilidad, la accesibilidad y el volumen de pornografía infantil. La producción de pornografía infantil se ha convertido en un negocio muy rentable, generando varios miles de millones de dólares al año, y su consumo no se encuentra ya limitado a los pedófilos. Hay pruebas de que hoy en día la pornografía infantil es casi imposible de obtener sin medios electrónicos.

Los distintos servicios que ofrece Internet se han utilizado para la distribución de pornografía infantil. Los chats o redes de mensajería instantánea son un buen ejemplo de ello, con el añadido de que permite la involucración del propio menor en el proceso, pudiendo así contactar con menores de edad para chantajearles u obligarles a participar en la creación de contenidos ilegales.

Las redes P2P han jugado un papel muy importante en el incremento del volumen de pornografía infantil, haciéndola particularmente accesible a cualquier tipo de usuario, compartiendo de forma gratuita y en toda la red ficheros etiquetados de una forma determinada. Por esta razón, a menudo se ha criminalizado erróneamente el canal de comunicación en lugar del uso que se le da al mismo.

También las redes sociales han supuesto una evolución en la distribución y el acceso a pornografía infantil por albergar álbumes de fotos con contenidos pornográficos que involucran a menores de edad.

Se estima que el 30% de toda la pornografía de Internet tenía a menores de edad como protagonistas, y que desde 1997 el número de imágenes disponibles en Internet se había incrementado en un 1500%, así mismo se puede afirmar que en cualquier preciso instante, existen más de un millón de imágenes pornográficas sobre niños en Internet, con unas 200 nuevas imágenes diarias.

La magnitud de la situación puede constatarse con estos datos relevantes: un único arrestado en el Reino Unido poseía 450.000 imágenes y un único sitio web había recibido un millón de visitas en un mes.

Se estableció que buena parte de la distribución de pornografía infantil es llevada a cabo en “niveles ocultos” de Internet, con una estimación de entre 50.000 y 100.000 pedófilos involucrados en redes pornográficas en todo el mundo, con alrededor de un tercio de las operaciones procedentes de los Estados Unidos.

Las cámaras digitales y la distribución en Internet, junto a la facilidad uso de tarjetas de crédito y el traspaso de fronteras ha hecho más fácil que nunca para los usuarios de pornografía infantil el obtener imágenes y vídeos.

Hoax

Los Hoax (broma o engaño), son mensajes con falsas advertencias de virus, o de cualquier otro tipo de alerta o de cadena (incluso solidaria, o que involucra a nuestra propia salud), o de algún tipo de denuncia, distribuida por correo electrónico. Su común denominador es pedirle los distribuya “a la mayor cantidad posible de conocidos”.

Esta clase de alarmas, suelen ser TOTALMENTE FALSAS, o basadas en hechos erróneos, pero lo que es peor activan un tipo de “contaminación” muy diferente, propagar cientos y hasta miles de mensajes de advertencia sobre los mismos. Y aún en el caso de denuncias basadas en hecho reales, esta forma de hacerlo desvirtúa su verdadero objetivo.

El objetivo del creador de un Hoax puede ser simplemente comprobar hasta dónde se distribuye dicho engaño. Los Hoaxes también pueden tener otros objetivos como saturar redes, obtener direcciones de correo para el spamming (envío indiscriminado de mensajes de correo no solicitados, normalmente con mensajes publicitarios), etc.

Por extensión, el término hoax puede aplicársele a cualquier tipo de mensaje electrónico engañoso, esto incluye no sólo correo electrónico, sino que también mensajes en foros, chats, blogs, etc.

Finalmente quedaría analizar las redes sociales , las redes conllevan una serie de riesgos que, en general, son los mismos que los del resto de actividades que se llevan a cabo en la red y que analizaríamos en otro trabajo próximamente.

A pesar de todo esto, me atrevo a decir “que lo único malo de Internet es no usarlo”

Rolando Hernández Pérez

 

Acerca de Rolando Hernández Pérez

Médico Dermatólogo. Jefe Servicio Dermatología Hospital Universitario "Dr. Luis Razetti" Barinas. Profesor Facultad de Medicina ULA. Ex-Presidente SVDMQE. Co-editor y fundador de Piel-L Latinoamericana.

2 comentarios

  1. Querido Rolando,

    Muchisimas gracias por este editorial tan informativo. Has sabido explicar la complejidad de la internet en forma muy facil de entender. Te felicito,

  2. Absolutamente de acuerdo con el Dr. Rolando Hernández Pérez: lo único malo de Internet es no usarlo. El ser humano pasa en todos los ámbitos por todas esas facetas; las de objetivos más nobles y soluciones prácticas para la vida cotidiana, hasta intereses menos “elevados” por así decirlo. Es de la responsabilidad de cada quien saber depurar la información, hacer buen uso de ella y no hacernos multiplicadores de millones de mensajes que poco nos dejan y que por otra parte congestionan el tráfico en la red.

Deja un comentario

Para casos clínicos, sólo se publicarán comentarios de Suscriptores Especialistas de Salud registrados en nuestra base de datos.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies